Novedades

Ideas clave para tener una casa minimalista

Ideas clave para tener una casa minimalista

El minimalismo está cada vez más de moda. Encontramos este estilo como referencia entre las mayores tendencias actuales. Por eso hoy te vamos a explicar cómo introducir el minimalismo en tu casa o en tu oficina. 

 

¿Qué es el minimalismo?

Aunque parece que el minimalismo ha llegado recientemente a nuestras casas es un estilo que no es tan moderno como parece. Surgió en Estados Unidos en los años 20 del siglo pasado de la mano de Frank Lloyd Wright con un claro leitmotiv: menos es más. 

Se basa en la idea de que cuantos menos elementos ornamentales tenga una estancia, mayor sensación de paz y tranquilidad provocará. Ya que la saturación de elementos en un hogar recargado de muebles y objetos puede llevar al estrés visual. 

El minimalismo le da importancia al espacio en sí, y no tanto a los objetos. No hay que decorar cada esquina o pared, sino dejar lucir la estancia en sí y disfrutar de su amplitud. Es por eso que un ejemplo de espacio minimalista son las casas con espacios diáfanos que utilizan muebles o vidrio para separar las estancias. 

Este movimiento se une a un amor por los materiales naturales como la madera, la piedra, el cristal o la cerámica. No es únicamente un estilo de decoración, sino un estilo de vida basado en la sencillez.


Minimalismo en las casas: trucos para conseguirlo

Las casas tienen un papel relevante en nuestras vidas, es donde pasamos la mayor parte del tiempo y, ahora, en muchas ocasiones, también es donde pasamos nuestra jornada laboral. 

Te damos algunos trucos para decorar tu casa o tu oficina con estilo minimalista:


Reduce muebles 

En la decoración minimalista los muebles deben ser sencillos y funcionales, la utilidad prima sobre la decoración, por eso: 

-No deben tener muchos objetos encima de ellos. 

-Deben ser los justos y necesarios. No añadas muebles que no vayas a utilizar casi nunca o que solo sirvan de decoración. 

-Dale prioridad a su funcionalidad, elige aquellos que se adapten a distintas tareas o funciones, de modo que puedas cubrir distintas necesidades con el mismo mueble.

-Apuesta por el almacenamiento oculto: armarios empotrados o estanterías con puertas.

-Compra mobiliario evolutivo, especialmente en las estancias de los más pequeños, así les servirán durante muchos años. Es decir, evita muebles como camas con formas graciosas que luego no querrán tener en su habitación o apuesta por mesas elevables que se ajusten durante todo su crecimiento. 


Usa colores claros y neutros para dar luminosidad. 

Los colores son la clave de la decoración minimalista y siempre se apuesta por neutros y claros que den luz a las habitaciones, esto da sensación de paz y tranquilidad y puede mejorar tu bienestar. Apuesta por el gris, el blanco o el beige. 

Es interesante que paredes, techos y muebles tengan el mismo color para crear más armonía. Existe la regla 60/30/10 como guía para añadir un tono al 60% de las cosas, otro tono secundario para el 30% y un último color para el 10% restante, así evitas sobrecargar una habitación con demasiados colores.. 

Para mejorar la luminosidad de la habitación también se apuesta por ventanas grandes. Esto es especialmente recomendable en entornos laborales en los que puedas levantarte y descansar la vista de vez en cuando mirando a lo lejos. 


Reduce la decoración innecesaria

Como decíamos, no temas a dejar un hueco vacío, deja que el espacio cobre protagonismo. Menos cosas te darán más paz mental y te permitirán moverte con mayor soltura. Por ejemplo, tener la mesa de trabajo llena de objetos puede dificultar que tengas una buena postura durante esas horas, ya que quizás interfieren con tus brazos o manos. Escoge solo aquello que sea necesario, es decir, aquello a lo que le vayas a dar uso diario. 


Un ejercicio práctico es mirar ahora mismo a tu alrededor y analizar los objetos que ves, ¿cuántos de ellos no has utilizado en meses? Como dice Marie Kondo, si no te hace feliz, tíralo. 

Written by Eleva Desk
Regresar al blog